Blessing tiredness

Noche de risas, confidencias y gin tonics… Un cóctel al borde de una piscina, en  un hotel de 5 estrellas, celebrando su primer año de “vida”… Con concierto sorpresa en directo de un grupo mítico por lo visto (bueno, mi acompañante se emocionó porque había sido fan en su juventud)… La Unión. Yo no sabía quienes eran pero desde luego cantaron bien y su actuación fue todo un espectáculo. Algunas de sus letras son todo un hito y el cantante iba introduciendo las canciones de manera inolvidable…. ¡Qué bien lo pasamos!!

Resultado: mañana de ojeras y sonrisa de oreja a oreja… Cansada pero feliz. Y mi amiga, que está exactamente igual, lo resumió a la perfección en un WhatsApp con estas palabras:

“Blessing tiredness”

Así que quería compartirlo con vosotros y desearos ¡Que la vida os traiga muchos momentos de bendito cansancio! Y lanzaros esta reflexión:

“Cada uno encuentra lo que busca”

Cada vez estoy más convencida de que es cierto pero si lo pensáis bien, es genial y escalofriante a la vez… Cuidado con lo que buscas… Porque a lo mejor lo encuentras. 

Y entonces… ¿Estás preparado a cogerlo?

Es muy distinto soñar con tirarse a la piscina que efectivamente hacerlo… Anoche había piscina, rodeada de gente muy animada vestida de gala, con sus copas en la mano, el cantante iba lanzando sus mensajes de atreverse a vivir la noche de tu vida y de perder el miedo… Y por un momento me imaginé a todos saltando al agua, con ropa y todo, como en las películas… Cosa que no sucedió.

Habría sido una locura 😁

A veces la vida te trae otras situaciones que son como una parábola de esto… Que son como un salto al agua/al vacío figurativo… Y parecen una locura pero esa es la señal precisamente de que ¡hay  que hacerlo!!!

Y entonces no es una locura. Es lo que da sabor a la vida, es lo que le da sentido, es lo que hace que valga la pena…

“El amor tiene que esperar. Tiene que romperte los huesos”… Es una frase de un escritor que me gusta mucho.

Ayer, durante una conversación casual, se me ocurrió una parecida: “El amor tiene que echar raíces… Tiene que reventar la maceta” y entonces sentí que ése es también el momento de transplantarlo a una maceta más grande y empezar a cuidarlo, sino la planta se empieza a morir poco a poco por falta de nutrientes, por falta de tierra… A veces estos trabajos de jardinería dan miedo… Atender la llamada del corazón, atreverse a salir de la zona cómoda de tí y abrirte a lo desconocido del otro… Ése es el mayor “salto al agua” que la vida te puede brindar pero sin duda merece la pena.

Hasta aquí mi reflexión fruto de los gin tonics 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s