El día que…

Faltan 2 días y medio. Entonces, llegará el día en el que me divorcio por fin.

Me despertaré, haré mi yoga, más consciente que nunca, tomaré mi desayuno, las tostadas integrales con aguacate y café con leche sin azúcar… iré a ducharme, me arreglaré el pelo, me maquillaré, me vestiré (todavía no sé con qué, allí tengo ciertas dudas…  ) y saldré en la fría mañana, cruzaré la ciudad somnolienta de la primera hora de la mañana y llegaré hasta el edificio de los Juzgados. Y entonces allí, me pararé brevemente para contemplar el edificio del Ayuntamiento que está justo al lado y me acordaré de un soleado y alegre día de Junio,  9 años atrás… En mi memoria veré una radiante novia, consiguiendo apearse de un lujoso coche con todas las enaguas y la falda de princesa más o menos sin arrugar y en su sitio, arrastrando la cola de su precioso (y original, a ella sobre todo le gustó porque era original) vestido palabra de honor de color blanco impoluto (nada de blanco roto ni extraños tonos champán ni crema, sino puro blanco nieve) y portando un ramo de rosas de suaves tonos pastel (sugerencia del dueño de la floristería, ella las quería rojas, pero al final el ramo quedó precioso así…) y fresias blancas (esas sí las eligió ella, le encanta su dulce aroma…), con oscuras hojas de hiedra alrededor.

Un novio nervioso, pero sonriente, la espera en la puerta giratoria, rodeado de un coro de invitados, todos relajados y bromeando. Ella, durante un segundo, sólo le ve a él, el mundo se desvanece a su alrededor. Es consciente por una brevísima fracción de segundo que está dando un paso súper importante. Casualidad, tal vez buena señal, el novio ha elegido un chaleco con un fino dibujo de hojas de hiedra… como las del ramo. La felicidad flota en el ambiente. Para todos es un gran día. La mitad de los invitados vienen de muy lejos. Para la novia es la primera y única vez cuando tiene a toda su familia con ella, en ese extraño país que jamás ni en el más osado de los sueños creería que se convertiría en su hogar. Se siente dichosa por poder tenerles a todos con ella, por haberles podido dar la bienvenida en su pequeño piso la noche anterior, por haberles tenido a todos sentados alrededor de la mesa de su reducido salón, apiñados mejor dicho… sirviéndoles una cena a base de picoteo vario y buenos vinos españoles.  Qué nervios hasta que llegaron todos y estuvieron alojados, porque el hotel reservado meses atrás, no les quiso dar las habitaciones… hubo que improvisar y buscar otros hoteles, lo cual retrasó otros planes previstos para aquella tarde, víspera del gran día (como el regalo de su hermana… una experiencia para ellas dos de spa, al que fueron, pero la novia estaba todavía tan tensa, que ni el masaje de una hora consiguió relajar sus músculos), encima cayó una tormenta, el diluvio universal en cuestión de segundos. Así que la flamante futura novia, el día antes de su boda, estaba exhausta y ofrecía un aspecto más bien agotado. El día de la boda, sin embargo, amaneció despejado y soleado, y la novia, peinada, maquillada, vestida y adornada con joyas brilló y atrapó las miradas de todos, porque tenía un aspecto realmente impresionante. Estaba, como le dijo una de las invitadas, “muy bella”.

Así que podíamos llamarlo “el día que lució hermosa como nunca”…

9 años después, la lección que me llevo es que nunca hay que fiarse de las apariencias bellas. Y que los comienzos felices se pueden torcer en finales amargos, pero…

Lo que sobre todo sé que sentiré dentro de dos días y medio, a las nueve de la mañana del 12 de Febrero del 2019, es que ESE será el día más feliz de mi vida.

Porque será el día que recuperaré mi libertad.

spain 012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s