Tomar sopa de postre

El mundo se divide en dos tipos de personas: las que sueñan y las que no.

Desgraciadamente, las que no sueñan son la mayoría, pero afortunadamente, las que sueñan también existen. Yo desde luego pienso que merece la pena seguir soñando. Aunque a veces te quedes sola con tu fe en algo tan poco tangible como un sueño.

El mundo está orientado a valorar los resultados, las cosas palpables y demostrables, le encanta la perfección… y el orden y el control… y por supuesto, no concibe otra forma de tomar la sopa que no sea de primer plato.

Y yo digo… ¿Y qué pasa si me quiero tomar la sopa de postre?

No pasa absolutamente nada.

Y eso es lo que a algunos no les entra en la cabeza, no son capaces de aceptarlo. ¿Por qué? Sinceramente, no lo entiendo. Cómo se puede querer vivir voluntariamente sujeto a tantísimos prejuicios y restricciones.

“Hay que hacer las cosas bien, es oír esta frase y me estremezco como si me brotara un sarpullido por toda la piel. Mentira. Hay que ser coherente con lo que uno siente, piensa, dice y hace y eso no siempre implica lo comúnmente aceptado como “bien” (allí está el problema, ¿qué es “bien”??) pero de alguna manera siempre será lo correcto.

El mundo está más lleno de gente que buscan hacer las cosas “bien” de las que hacen lo correcto.

Mirad qué texto tan potente:

Dos pequeños discutían en la cocina. Los dos querían las únicas tres naranjas que quedaban en la despensa. Su padre vino y partió una naranja en dos y les entregó naranja y media a cada uno. ¿Parece justo, no?

Un amigo de la familia se acercó a los niños y les preguntó para qué querían las naranjas. Resulta que uno quería hacerse un zumo y el otro quería las cáscaras para hacer un pastel. Entonces, exprimieron zumo de tres naranjas para uno y entregaron las cáscaras de tres naranjas a otro… Y así, cada uno disfrutó ¡sus tres naranjas! Con esta solución, no se repartió “el pastel”. Lo hicieron más grande…

El mundo está más lleno de gente que parten las naranjas por la mitad exacta que las que están dispuestas a compartirlas de verdad.

Por eso a lo mejor cuando encuentras a alguien que está en tu misma onda, te alegras tanto y es tan maravilloso.

El mundo puede ser un lugar alucinante, sólo hay que rodearse de las personas adecuadas (y no lo digo yo, lo canta hasta Robbie Williams – “find the others with hearts like yours” en “Love my life”)… y por eso a veces hay que cortar con aquellas que desgraciadamente no lo son… y no hay que renunciar al sentir por eso.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s