El equipo del corredor

Correr es genial. Sin embargo el otro día leí un artículo sobre las 5 razones por las que correr es el peor deporte – riesgo de lesionarte, principalmente… que todavía tiene un pase, pero me hizo mucha gracia la última: decían que es que correr crea adicción.

Pues qué queréis que os diga, prefiero ser adicta al running que a la comida basura, no sé si me explico.

Hablando de comida rápida, esta semana quedamos con la mami runner jefa en un sitio muy irónico  para el saludable propósito que nos traíamos entre manos – nada menos que el parking de una conocida cadena de hamburguesas. En las puertas del demonio estábamos… pero ni pisamos el establecimiento, huelga decir. Simplemente la mami runner jefa aparcó allí un momento porque era el único sitio dónde podía parar mientras yo salía corriendo del trabajo, tras cambiarme en el baño, con la falda lápiz y los tacones metidos en la mochila y las súper mallas térmicas especiales para running oprimiendo  mis temblorosas carnes … ¿Os acordáis de las mallas de lycra que hacían furor allá por los noventa todavía? Las blancas eran el “no va más”… qué pregunta más tonta. Imposible olvidarlas.

Pues las mallas especiales running son de un tejido más suave al tacto, pero con un poco de aquel característico brillo en la superficie… Cuando me las pongo, mientras veo cómo todas esas curvas ondulantes bajo su lisa y brillante superficie (algún incipiente músculo perfilado habrá) lanzan juguetones destellos de luz en todas direcciones… y los vuelven a lanzar… y los vuelven a lanzar…, me siento un poco ochentera con ellas.

Y para que el kit de runner resultara completo, el otro día estrené también chaquetita especial cortavientos, transpirable y térmica, que cuando me la trajo mi marido parecía un churro de trapo arrugado color azul celeste y rosa fucsia neón. Pues engaña la tela finita, engaña… parece que no hace nada, pero sí que transpira y calienta… vamos que se nota la diferencia. Lo de los colores azul celeste/fucsia neón supongo es la guinda del pastel, un último valor añadido, para que te vean bien los conductores cuando cruzas un paso de cebra corriendo. Pues buena idea, oye. A más de un corredor desfallecido puede que se le escape algo por el rabillo del ojo, ocupado en quitarse las moscas que se le han pegado en la lengua que lleva por fuera y ya tendríamos un disgusto…

Y hablando de despistes, llegamos a la última parte del equipo del corredor a la que de momento me he resistido… Imaginad a un corredor sofisticado, a un corredor súper trendy,  que corre ligero cual una gazela y decide echar un vistazo para controlar sus estupendas pulsaciones en un reloj de esos y ¡zas! se cae por una alcantarilla destapada… Yo por eso el pulsómetro cuentakilómetros no-sé-qué-más de momento no lo tengo. Bastante tengo con no morirme en el intento cada vez que pongo mi corporalidad a trotar, como para tener que estar pendiente de un chisme de esos en la muñeca. Si total, para saber que voy a mil por hora, eso ya lo sé yo porque noto como mi corazón no es que bombee, noto como pega botes dentro de mi caja torácica.

Bueno, los entendidos en la materia objetarán que controlar tus pulsaciones es importante para saber si estás en la zona “quema grasas”… que sí.  Algo me suena. Pero yo todavía no estoy en ese nivel. Yo de momento soy como Rocky, el que se entrenaba tirando de un carro en las vastas superficies nevadas de Rusia… así, a lo bruto, sin sofisticaciones. Yo me basto musitando para mis adentros aquel mítico: “No hay dolor, no hay dolor…” y paso de relojitos… de momento.

Por último, la base de un equipo correcto son por supuesto las zapatillas. Tengo unas “neutras” porque parece ser que hay que tener un máster para comprar zapatillas de running y yo ignoro qué tipo de pisada tengo. Eso sí, son unas con doble cámara de aire especiales para running…  Y esto tal vez no convenga tomárselo a la ligera, aunque me río bastante de mí misma en todo lo demás de esto del mundo running, aquí me pongo seria: un buen calzado adecuado es básico y primordial. Es tan importante que lo pongo lo último, pero por obvio. Así que, ¡nada de correr con tacones!

¿Qué más decir? Yo ya me he puesto en marcha y eso tiene que contar allí arriba, ¿no? Sí, Dios encargado de la esbeltez de los humanos,  te hablo a ti, tú que conmigo te has tomado unas vacaciones eternas, ¿podrías prestarme un poco de tu atención?

Te ofrezco la grasa que me sobra para untar los escalones de tu templo allí entre las nubes, te doy mi sebo para fabricar velas gruesas como brazos y puedes usar la llama de mi deseo (de que me entren “esos” pitillos otra vez) para encenderlas en tu honor, pero con cuidado de no chamuscar todo tu templo en el acto, porque te aseguro que el deseo, o sea su llama, es muy grande.  Y por consiguiente, la desilusión de no conseguirlo mes tras mes, también.

Es una balanza que me tiene un poco loca, dónde entran en juego las ganas de cuidarme por un lado y un cansancio aplastante por otro y a la larga parece ser que gana siempre este segundo. Aunque después de tardes como el otro día (¡7 kilómetros!! ) y charlas motivadoras como la de ayer jueves 23/2 en la Malasmadres House (ya escribiré más en detalle), ¡está inclinadísima a favor de lo primero!! #yoelijocuidarme #55díasaplan #sinautoengaños

¡Qué bien sienta correr!!   Yo de momento “correré” el riesgo de dedicarme a este deporte que tan mal dejaron el otro día en Facebook…  ¿O acaso lo que pasa es que ya he caído en su trampa adictiva? Porque ya estoy barruntando el cómo hacer para salir a correr otro día más a la semana… que hay que “amortizar” el equipo y también por el increíble chute de energía extra que me proporciona esto de hacer running.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s