¡Hora de pensar en mí!

Pensadlo un ratito… ¿a que es cierto? Cuando más agobiada estás, más se tuercen las cosas… y si te relajas, te tomas las cosas con calma, de repente, todo fluye…

Ayer, mientras corríamos por el parque con las mamis runners, en una tarde gloriosa (y qué agujetas tengo hoy… pero ¡me siento genial!), me di cuenta de lo importantísimo que es que la mamá piense en sí misma. Para recargar las pilas, para desestresarse… y así, para poder transmitir a su hijo y a su familia un ánimo limpio, alegre, feliz… No ejercer de madre ni amargada, ni resentida, ni cansadísima, ni agobiada, ni frustrada. Sino mostrarte a ellos a gusto contigo misma, relajada, con la mente despejada, de buen humor.

Así que, madres del mundo, declaro que ha llegado la ¡Hora de Pensar en Nosotras!

Con todas las letras. Lo primero, tu gimnasio. Lo primero, tus rutinas. Lo primero, tus comidas saludables. Lo primero, tu sueño. Lo primero, tu manicura si es eso lo que te hace feliz.

Sólo entonces podrás cuidar con la calidad que se merecen de los demás que dependen de tí.

Porque las madres somos los ejes de los hogares. Sin nosotras, el niño no cenaría su caldo casero, el marido no encontraría nunca sus calcetines, el retrete no brillaría y todo el mundo no se acostaría atendido y colmado de cuidados, todo el mundo excepto nosotras que nos acostamos día tras día exhaustas.

Así que, cuando “piensas en tí” y sales a correr y dejas a tu familia dos horas “huérfana” a merced de sí mismos, descubres dos cosas:

uno, que puede que sin tí se apañen mucho mejor de lo que tú pensabas,

y dos, que cuando vuelves, rebosante de energía y ánimo, todo eso redunda en beneficio para todos.

Una mamá sonriente y relajada que se siente a gusto consigo misma es un tesoro de mamá.

Así que, pensemos en nosotras porque nos vendrá muy bien, y para las que todavía lo dudan: en realidad, cuando “abandonamos” a nuestros “chupadores de energía”, lo hacemos precisamente para poder volver a ellos con los depósitos nuevamente cargados hasta los topes.

Y es que en algún momento hay que recargar las pilas, sin remordimientos y dándole máxima prioridad, porque la tiene.

Así que mamás, no lo digo más veces, acordaros de que es la ¡Hora de Pensar en Nosotras!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s