Cría a tu primero como si fuera el segundo

¿Cuántos formularios habréis rellenado a lo largo de vuestra vida? ¿Sabríais echar cuenta de cuántas veces habéis tenido que confesar vuestros datos personales de diferente índole – edad, sexo, dirección, nivel de estudios…? Muchas, seguro. Pero a que en ningún lado os ha preguntado nadie: “¿Es usted primogénito?”

Pues a mí tampoco, pero a los primogénitos nos deberían hacer esta pregunta y siendo la respuesta afirmativa, pasarnos directamente a una carpeta “B”, la del trato especial, la de la tramitación preferente, la de las ventajas y beneficios, sólo en compensación por lo que hemos tenido que sufrir en nuestra más tierna infancia pagando la novatada de nuestros padres.

Los hermanos segundos, terceros y demás benjamines no se dan cuenta, pero el primogénito les ha allanado el camino de todas las maneras posibles. No se trata sólo de establecer la hora del toque de queda los fines de semana o la cuantía del dinero de bolsillo, nooo…   hay muchísimas más cosas que los segundos, terceros etc. disfrutan desde que llegan a este mundo, gracias a su hermano/hermana mayor.

A un bebé segundo, sabiamente le dejan dormir cuando tiene sueño y le dan de comer cuándo tiene hambre. Si le sale un granito, si está algo pachucho, si tiene unas décimas, no le llevan en volandas al servicio de urgencias más cercano, alarmando de paso a toda la familia, sino que le dan Dalsy y a correr. Si es que alguien se fija en él y detecta semejante ligera desviación de un estado de salud óptimo.

Al primero, le habían hecho miles de fotos, vídeos, le habían estado observando, vigilando si respiraba; con el segundo, ya no queda tiempo ni energías para eso, así que un bebé segundo vive muchísimo más feliz, ya que vive tranquilo y puede crecer a su rollo.

Mientras al primero con un añito le arrastraban cogiéndole de las manitas, dejándose la espalda y le guiaban venga que te venga a caminar, al segundo le dejan que gatee todo lo que pueda y rezan para que tarde en echar a andar lo máximo posible.  Mientras al primero le daban el coñazo todo el día con “palmas, palmitas” e inventaban mil carantoñas “para estimularle ”,  al segundo le dejan que juegue a su aire con los juguetes que pille y que se entretenga y se estimule de la mejor manera posible – como le dé la real gana a él.

Al segundo, nadie le chilla: “¡Que te estés quieto!” porque todo el mundo ya sabe que un niño no se está quieto hasta alcanzar cierta edad. Nadie le obliga a hacer nada antes del tiempo, porque han visto y vivido que es inútil y sólo te cuesta nervios y salud y al final, el niño aprende cuando tenga que aprender – sea a comer solo, a vestirse solo, a calzarse solo, a lavarse los dientes solo… sea a recoger, sea a dormir la siesta, sea lo que sea, el primogénito es el que se ha llevado todas las altas expectativas y las consiguientes exasperaciones, sofocos, agobios y broncas, mientras que al segundo le dan mucha más cuerda… así, por la “face”.

O pensad en la cantidad de cosas ricas que casi seguro el primogénito no ha podido catar hasta los dos añitos o más, mientras que el segundo nace en una casa con la despensa bien surtida  de Kinder huevos,  galletas Oreo y demás delicias del paladar infantil y por tanto, casi seguro que algo le caerá antes que sucediera con el hermano mayor. Y además, nadie le obligará a comerse la sanísima quinoa con verduras para la cena (si no quiere) porque todo el mundo sabrá lo fácil que se cenan unas croquetas, una tortilla o una pizza.

Así que, resumiendo, a los primogénitos la vida nos debe algo en recompensa por haber servido de conejillos de indias durante toda la infancia, así de claro.

Y es que ser padres es la única carrera dónde primero te otorgan el título y luego se cursan los estudios.IMG_1888

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s